Inicio Artículos El Rosario en 15 preguntas con respuesta

El Rosario en 15 preguntas con respuesta

788
0
Jesús de las Heras Muela

(1) ¿Qué es el Rosario?: es la oración dedicada a la Virgen María más popular y más caracterizado. Es una inequívoca muestra de amor a María, recitando hasta 50 veces la plegaria del “Ave, María”, de inspiración evangélica.

(2) ¿Qué significa rezar el Rosario?: rezar el Rosario es recorrer con la plegaria y el corazón de María los misterios salvadores de la vida de su Hijo, Nuestro Señor Jesucristo. Rezar el Rosario es una sencilla y preciosa oración, especialmente recomendada para pedir por las familias, para impetrar el don de la paz, paz ahora vulnerada en Ucrania y en otros tantos países, y por la misión evangelizadora de la Iglesia.

(3) ¿Cuál es origen del Rosario?: el primer precedente documentado que encontramos del rezo del Rosario data ya del siglo VII. El «Dios te salve, María» ya se encontraba en el Misal Romano desde el año 650, como oración o antífona en la Misa del Cuarto Domingo de Adviento.

Desde el siglo XII, ya el rezo del «Dios te salve, María» es muy frecuente en varios países y muchas personas que no pueden rezar los 150 salmos (o sea, el Salterio) tratan de reemplazarlos diciendo 150 veces esta oración mariana.

Por ello, como afirma el Catecismo de la Iglesia Católica, del año 1992, en el número 2678, “la piedad medieval de occidente desarrolló la práctica del rosario en sustitución popular de la Liturgia de las Horas”.

Antiguamente se le llamaba «Salterio de la Virgen María» porque con su rezo reemplazaban las personas sencillas que no sabían leer o que no tenían libros, el rezo del salterio, o sea, los 150 salmos de la Biblia que los religiosos tenían que rezar cada semana.

(4) ¿Por qué pasó a llamarse Rosario a esta oración mariana y cuál es su significado espiritual, metafórico?: Por la forma en que llevaban las cuentas de las “Ave, María”. Para poder llevar mejor la cuenta de las oraciones, hacían nudos en una cuerda o ensartaban en ella pequeñas pepitas. Y esta forma asemejaba a un roma de rosa, a un rosal. De ahí, viene la palabra y el concepto Rosario, que significa, pues, ramo de ofrendas ofrecido a María.

La rosa ha sido siempre un regalo muy estimado para ofrecer especialmente a las mujeres, y la Iglesia ha creído que a nuestra madre del cielo le ofrecemos una verdadera “colección de rosas espirituales” muy agradables para ella, al rezarle 50 veces el Ave María, la oración que el arcángel Gabriel, santa Isabel en la Visitación y la Iglesia católica antigua, compusieron en su honor.

(5) ¿Cuál es la descripción física y simbólica del Rosario?: El Rosario se compone de cincuenta y nueve pepitas o cuentas repartidas así: cinco grupos de diez cuentas cada uno para ir contando las 10 Avemarías de cada misterio y entre una decena y otra una cuenta para rezar el Padre Nuestro que va al principio de cada Misterio; finalmente 5 cuentas al principio desde el crucifijo hasta donde empiezan las decenas. Estas cuentas son en honor de las cinco llagas de Cristo, o de los cinco misterios que se van a meditar.

(6) ¿Cuándo comienza la difusión y ordenación más sistemática del Rosario?: Se suele considerar a santo Domingo de Guzmán, religioso burgalés natural de Caleruega, fundador de la Orden de Predicaciones en el siglo XIII, como el compilador y divulgador del rezo del santo Rosario, en torno a 1205-1208, como expresión de su amor a la Virgen María y por inspiración de Ella.

(7) ¿Cuál es la primera representación artística que tenemos del rezo del Rosario?: Del final del Medievo data la representación más antigua de esta adoración: en un tríptico del siglo XV aparece la Virgen con el niño, que tiene en sus manos un Rosario. Algunos Ángeles coronan de rosas a la Virgen mientras santo Domingo de Guzmán y san Pedro Mártir sostienen su manto protector sobre los fieles. Esta representación se encuentra en la catedral de Colonia (Alemania).

(8) ¿Cuándo se institucionaliza y uniformiza en toda la Iglesia el rezo del Rosario?: En el año 1569, el Papa Pío V, fraile dominico, prescribe y recomienda a todo el mundo el Rosario tal cual como se reza hoy: con sus Padrenuestros, Avemarías y Gloria. En ese mismo año de 1569, el Papa Pío V, con una carta o encíclica dirigida a todos los cristianos del mundo, recomienda rezar el Rosario de la manera como se reza ahora. Con esto quedaba consagrada esta devoción como algo muy propio de los buenos católicos.

(9) ¿Cuándo y por qué se instituyó la fiesta del Rosario, situándola en el día 7 de octubre?: el Papa san Pío V, también en 1569, encomendó a la cristiandad el rezo del Rosario para favorecer la victoria del cristianismo que estaba en guerra, en el mar Mediterráneo, con las tropas musulmanas del Imperio Otomano. En lid estaba el expansionismo otomano en Europa, con la consiguiente hostilidad hacia la misma fe católica.

La batalla final de esta contiende se libró en el Golfo de Lepanto (Grecia) y vencieron las huestes cristianas. Fue el 7 de octubre de 1571. Y una vez lograda la victoria, el Papa san Pío V instituyó la fiesta de la Virgen del Rosario en la misma fecha, 7 de octubre, denominándola también Nuestra Señora de las Victorias y añadiendo en las letanías lauretanas del Rosario le el título, la invocación y letanía de Auxilio de los Cristianos referido a María.

El siguiente Papa, Gregorio XIII, en 1573, confirió a la fiesta mariana del 7 de octubre el único título de Nuestra Señora del Rosario.

(10) ¿Desde cuándo octubre es el mes del Rosario?: Aunque desde san Pío V, los siguientes papas siguieron recomendando al pueblo cristiano el rezo del Rosario, fue el Papa León XIII, muy devoto del Rosario, quien determinó que el mes de octubre fuera el mes del Rosario. León XIII, que fue papa desde 1878 y 1903, en doce encíclicas y en otros veintidós documentos pontificios recomienda a los fieles el rezo del Rosario. Es llamado el «Papa del Rosario». Él fue quien consagró el mes de octubre al rezo del Rosario. Primero lo hizo para el año 1883 (para conmemorar su quinto año de ministerio papal) y ya desde 1891 lo estableció de modo permanente.

(11) ¿Hay alguna relación entre las más destacadas apariciones marianas, Lourdes y Fátima, y el rezo del Rosario?: En Lourdes (Francia), en 1858, la Virgen María se aparecería en dieciocho ocasiones ante santa Bernardita Soubirous, llamándola al rezo y a la difusión del Rosario.

En las apariciones de Fátima (Portugal), en 1917, la Virgen volvería a aparecerse con el Rosario en sus manos y se presentaría como la Virgen del Rosario. A los tres niños, testigos de estos hechos, los ya santos Jacinto y Francisca, y la monja carmelita descalza sor Lucía, fallecida en el mes de febrero de 2005, María les recomendó el rezo del Rosario y su divulgación a favor de la salvación del mundo.

(12) Sin incluir, por ahora a los papas, ¿cuáles serían los principales apóstoles del Rosario en el siglo XX?: destacamos dos, un italiano y otro norteamericano. Sacerdote y fraile dominico italiano, del sur del país transalpino, Bartolo Longo (1841-1926) fue uno de los grandes difusores y apóstoles del rezo del Rosario. Fue el fundador de la Pontificia Basílica Santuario de la Virgen del Rosario de Pompeya, junto a Nápoles.  Fue muy intenso su apostolado en pro del rezo del Rosario y dejó numerosos escritos al respecto. Fue beatificado por san Juan Pablo II el 26 de octubre de 1980. Realizó también una extraordinaria labor caritativa y social.

Y otro de los apóstoles más destacados de la promoción del rezo del rosario en el corazón del siglo XX fue el norteamericano padre Patrick Peyton (1909-1992), religioso de la Congregación de la Santa Cruz, quien afirmaba que «la familia que reza unida el rosario permanece unida«. Realizó numerosas campañas (“Cruzadas” denominaba él) de difusión del Rosario y editó unas películas sobre los misterios del Rosario, que se emitieron en el mundo entero.

(13) ¿El Concilio Vaticano y sus dos papas, Juan XXIII y Pablo VI, también recomendaron el Rosario?: Sí. El 28 de abril de 1962, en las vísperas del Concilio, san Juan XXIII (158-1963), que fue quien convocó e inauguró el Vaticano II, el 11 de octubre de aquel mismo año, escribió una carta apostólica, llamando a toda la Iglesia al rezo del Rosario por el feliz éxito del Concilio.

El Papa Juan XXIII definió el rosario como “una muy excelente forma de oración meditada, compuesta a modo de mística corona” y señaló también el Rosario era la oración del pueblo de Dios, al igual que la liturgia lo era, sobre todo, de los consagrados y de los sacerdotes.

Por su parte, san Pablo VI (1963-1978) fue el autor, en 1974, de la exhortación apostólica “Marialis cultus” en aras a la renovación del culto a la Virgen María, recordando que “para ser cristianos hay que ser marianos” y encareciendo al rezo frecuente del Rosario.

(14) Al Papa san Juan II se le ha denominado también el Papa del Rosario. ¿Es correcto, es apropiado? ¿Por qué?: Ha entrado ya en los anales de las páginas de la historia del Rosario el Papa san Juan Pablo II (1978-2005). Poco después de su elección pontificia, el 16 de octubre de 1978, en el corazón del mes de rosario, el Papa Wojtyla afirmó que «el rosario es mi oración preferida«. Y son numerosas las imágenes y los testimonios de Juan Pablo II rezando el Rosario.

Pero, si lo anterior fuera insuficiente para entrar en la historia del Rosario, el Papa Juan Pablo II dedicada el año 2002-2003 (de octubre a octubre) al Rosario, escribió la bellísima carta apostólica «El Rosario de la Virgen María» y crea cinco nuevos misterios, los misterios de la luz o luminosos o de la vida pública del Señor, situando rezo semanal para los jueves, reordenando la distribución semanal de los otros misterios: Gozosos, los lunes y los sábados; dolorosos, los martes y los viernes; gloriosos, los miércoles y los domingos; y luminosos, los jueves.

(15) ¿Y tenemos algunos testimonios de Benedicto XVI y de Francisco acerca de su devoción y difusión del Rosario?: Numerosísimos. Así, por ejemplo, en las palabras previas al rezo del ángelus del domingo 1 de octubre de 2006, el Papa Benedicto XVI enriqueció las frases y definiciones del Rosario con el siguiente y bien hermoso texto: «El rosario es oración contemplativa y cristocéntrica, inseparable de la meditación de la Sagrada Escritura. Es la oración del cristiano que avanza en la peregrinación de la fe, en el seguimiento de Jesús precedido por María«.

Y el actual Papa, Francisco, es también un gran devoto del Rosario. En distintas ocasiones, ha confesado que reza dos o tres rosarios al día y que recomienda vivamente esta oración. Y a su rezo ha encomendado varias veces el final de la pandemia del coronavirus y a sus más damnificados y ahora por el final de la guerra en Ucrania.

Por Jesús de las Heras Muela

(Periodista y sacerdote. Deán de la catedral de Sigüenza)

Artículo publicado en ‘Nueva Alcarria’ el 7 de octubre de 2022

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí